España pierde atractivo por la fiscalidad a las empresas (Informe KPMG)

El país registra el cuarto tipo más elevado de la UE en Sociedades y grava a las compañías nueve puntos más que la media de Europa.

España pierde competitividad fiscal para las empresas. El tipo del Impuesto sobre Sociedades (IS) nacional es ya el cuarto más elevado de la Unión Europea (UE) y el quinto de todo el Viejo Continente, según muestra el informe Corporate and Indirect Tax Survey 2010 de KPMG. Así, las compañías soportan en España nueve puntos más de IS que el promedio de Europa y cinco más que la media global.

Si bien España bajó el tipo de IS en 2007, lo ha mantenido en los últimos tres ejercicios, a diferencia de muchos de sus socios de la UE. De esta forma, el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero se ha alejado de la tendencia europea y mundial. El estudio de KPMG indica, además, que los IS continuarán disminuyendo como prueban muchos de los anuncios que a este respecto se han realizado en los últimos meses.

De acuerdo con el estudio, más de 17 países han cambiado sus tipos impositivos –IS y/o indirectos– desde 2009 o tienen previsto modificar sus tipos o regímenes impositivos durante los próximos años. Por ejemplo, el IS de Reino Unido se reducirá hasta el 24% durante los próximos cuatro años. De hecho, Reino Unido tiene un plan de competitividad que contempla tener en 2014 el quinto tipo de IS más bajo del G20.

España, sin embargo, ha anunciado que subirá el IS, aunque no de inmediato. Lo anunció Carlos Ocaña, secretario de Estado de Hacienda el pasado 5 de octubre. Y lo detalló Jesús Gascón, director general de Tributos, el pasado viernes: se trata de eliminar algunas de sus exenciones.

“El próximo año, se producirán numerosas fluctuaciones, ya que muchas economías han anunciado cambios en los tipos impositivos que entrarán en vigor en los últimos meses de 2010 y durante 2011,” afirma María José Aguiló, socia responsable de KPMG Abogados.

Los expertos aconsejan a los Gobiernos no quedarse atrás en su estrategia fiscal. “Independientemente de si han reducido o no los tipos impositivos, las autoridades de los distintos países deben estudiar detenidamente cómo recuperar los ingresos fiscales perdidos durante la crisis y defender sus propios objetivos frente a los de aquéllos que están también reduciendo su tipo del IS para mantener la competitividad en el mercado global,” considera Alberto Estrelles, socio responsable del Área del Impuesto sobre Sociedades de KPMG Abogados.

Fuga de empresas
A las empresas que operan en múltiples jurisdicciones, Estrelles les recomienda “ser muy conscientes de los cambios que podrían ocurrir en dichos países y también de las variaciones en el comportamiento de las autoridades. El riesgo de una doble e incluso triple imposición, es decir que los beneficios sean gravados más de una vez en distintas jurisdicciones, se ha convertido en una realidad”.

España sí sigue la tónica global de subir los impuestos al consumo (ver apoyo). Sin embargo, según concluyó el reciente estudio de KPMG sobre IRPF y Seguridad Social, los empleados con ingresos de 74.000 euros han visto cómo se incrementaba en el último año la presión fiscal que sufren en comparación con otros países. España se sitúa en esta escala en un tipo del 31,5% y en el puesto 25, por lo que ha subido ocho posiciones en este ránking.

A esto se une la creación en el Proyecto de Presupuestos de dos nuevos tipos del IRPF a las rentas altas del trabajo y las subidas que van a sufrir las rentas irregulares –stock options, bonus, indemnizaciones–. Todo esto resta aún más incentivos para la localización de empresas.

Más presión al consumo
En cuanto a los impuestos indirectos, el tipo medio en Europa ascendió ligeramente del 19,2% de 2009 al 19,67% de 2010, al igual que en Latinoamérica, que pasó del 13,36% en 2009 al 13,9% en 2010. En Asia, la mayoría de países han mantenido su tipo estable o en aumento. En la UE, el tipo medio se ha incrementado pasando del 19, 76% al 20,45%. España incrementó el pasado 1 de julio el tipo general hasta el 18%, y el reducido hasta el 8%.

Sin embargo, los expertos de KPMG se hacen eco de “rumores que pronostican, dependiendo de la evolución de los índices económicos y del grado de cumplimiento de las medidas a las que se ha comprometido España, una nueva subida del tipo general acercándose a la media de la UE”.

Según KPMG, aumentar los impuestos indirectos es uno de los métodos más populares para recuperar ingresos perdidos por los gobiernos. “Estamos ante un sólido cambio global hacia los impuestos indirectos, lo que se convertirá en un creciente reto para las empresas. Reino Unido, España, Grecia, Finlandia, Polonia, Rumanía, Nueva Zelanda y Portugal ya han introducido o anunciado su incremento”, afirma Natalia Pastor, socia responsable de Tributación Indirecta de KPMG Abogados.

Fuente: http://www.expansion.com

Comparte esta noticia:
  • Facebook
  • MySpace
  • Google Bookmarks
  • RSS
  • Twitter
  • Print
  • Technorati
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Mixx
  • Blogplay
  • Digg
  • Live

Tags: , ,

Escribe un comentario