El PSOE se queda solo en la votación de una reforma laboral que no contenta a nadie

APRUEBA EL REAL DECRETO CON LA ABSTENCIÓN DEL PP, CiU, PNV, CC, UPN y UPyD

Como estaba previsto, el Gobierno ha solventado el trámite parlamentario para convalidar el real decreto real decreto de la reforma laboral con los únicos votos a favor del PSOE. Una reforma laboral que cuenta con el rechazo de los sindicatos y que los empresarios consideran insuficiente. El principal partido de la oposición, el PP, ha optado por la abstención en la votación, al igual que CiU, PNV, CC, UPN y UPyD.

Como estaba previsto, el Gobierno ha solventado el trámite parlamentario para convalidar el real decreto real decreto de la reforma laboral con los únicos votos a favor del PSOE. Una reforma laboral que cuenta con el rechazo de los sindicatos y que los empresarios consideran insuficiente. El principal partido de la oposición, el PP, ha optado por la abstención en la votación, al igual que CiU, PNV, CC, UPN y UPyD.

Lo primero que ha votado el Pleno ha sido la convalidación del real decreto, que se ha aprobado por 168 votos a favor, 173 abstenciones (la del diputado del PSOE Antonio Gutiérrez, más el PP, ) y 8 en contra (los de ERC-IU-ICV, BNG y Na-Bai).

Dentro del seno socialista ha salido una voz crítica con este texto de reforma laboral. El diputado Antonio Gutiérrez, ex secretario general de CCOO y presidente de la Comisión de Economía del Congreso, se ha abstenido, en una decisión que ha la disciplina de voto en las filas del partido en el Gobierno.

En segundo lugar, el pleno ha dado su visto bueno a que el real decreto se tramite como proyecto de ley por el procedimiento de urgencia. La razón de este respaldo es que los grupos quieren mejorar la reforma durante el trámite parlamentario.

Corbacho defiende la reforma

Antes de producirse la votación, el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, aseguró hoy que la reforma laboral aprobada por el Gobierno favorece directamente a más de 8 millones de parados o trabajadores con un contrato temporal, mientras que mantiene los derechos de otros 11,5 millones de asalariados. El principal partido de la oposición, el PP, ya ha aclarado que se abstendrá.

Corbacho así lo ha asegurado en el Pleno del Congreso, que esta tarde vota la convalidación del decreto ley de reforma del mercado de trabajo aprobado el pasado 16 de junio por el Gobierno, así como su previsible tramitación como proyecto de ley.

La portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, confirmó este mediodía que el PP se iba a abstener en la sesión plenaria para convalidar el decreto ley y que presentará enmiendas para mejorarla en su tramitación como proyecto de ley.

Según explicó, su posición se fundamenta en la coherencia, pero con sentido crítico. A su juicio, es necesaria una reforma laboral pero la presentada por el Gobierno no es la que necesita España. “Se necesita una reforma laboral completa y meditada para crear empleo y la del Gobierno no lo hace”, zanjó.

Eso sí, esta misma tarde, el jefe del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha lanzado un reto al PP en la sesión de control del Senado, al pedir a este partido que se moje con la reforma laboral, porque en su opinión hasta ahora no ha tenido el “valor político” de hacer sus propuestas mientras negociaban patronal y sindicatos.

Esta mañana el Gobierno todavía tenía esperanzas en contar con el respaldo del PP. “Confiamos en contar con el apoyo del PP para que esta reforma pueda pasar el primer trámite de hoy y luego poder seguir negociando durante su tramitación como proyecto de ley”, aseguró la vicepresidenta segunda y ministra de Economía, Elena Salgado. Pero, de momento, parece que sólo podrá contar con su abstención.

Por su parte, CiU también ha secundado esta estrategia y ha optado por abstenerse en la votación.

ERC, pese a las negociaciones mantenidas con Corbacho en las últimas dos semanas, al final ha tomado la decisión de rechazar junto a sus compañeros de grupos parlamentarios, IU e ICV, así como de las formaciones adscritas al Grupo Mixto de la Cámara Baja, BNG, Nafarroa Bai.

En este sentido, el secretario general de ERC, Joan Ridao, reclamó garantías de que se “equilibrará” el decreto antes de hoy por la tarde a cambio de que la formación republicana pase de votar ‘no’ a abstenerse en el Congreso.

Pero es que el PSOE puede incluso tener problemas en el seno de su partido. Uno de sus diputados, Antonio Gutiérrez ha escrito un artículo muy crítico con esta propuesta del Gobierno, aunque el portavoz del grupo socialista en el Congreso, José Antonio Alonso, ha dicho hoy que espera su lealtad a la hora de votar la tramitación esta tarde.

Al Senado en agosto

Salvado el trámite de convalidación, la previsión del Grupo Socialista es aprovechar el mes de julio para acelerar al máximo el proceso, una idea que PP, CiU y PNV están dispuestos a facilitar, con lo que se sumaría la mayoría de votos suficiente en la Junta de Portavoces de la Cámara Baja para diseñar el calendario extraordinario para la Comisión de Trabajo e Inmigración.

La previsión que se maneja en el Congreso es que la primera fase del debate, en Ponencia y Comisión, se prolongue hasta finales de julio, ya que entre medias se celebrará el Debate sobre el estado de la Nación, con un Pleno extraordinario a finales de mes para debatir las enmiendas a la norma, que pasaría a continuación a debatirse en el Senado a lo largo de agosto.

Los socialistas confían en lograr un acuerdo que impida cambios sustanciales en el decreto, que ya ha entrado en vigor, a cambio de aceptar modificaciones en aspectos que no quedan explicitados en la norma original, como las condiciones que permiten a las empresas acogerse al despido de 20 días por indemnización y diversos aspectos relativos a la flexibilización de la negociación colectiva.

El PP busca una alternativa

Sin embargo, los grupos no renuncian a entrar más en profundidad en otros aspectos de la norma, en especial el PP, cuyo equipo económico, que lidera Cristóbal Montoro, ha estado examinado exhaustivamente en los últimos días para presentar una alternativa en materias relacionadas también en materia de temporalidad y bonificaciones.

Estas últimas suponen la mayor parte (471 millones de euros) de los 740,5 millones de euros que tendrá la reforma, según las estimaciones del Gobierno, a las que tuvo acceso Europa Press. La reforma propiciará la firma de 2,37 millones de nuevos contratos indefinidos, de los que 1,33 millones, el 56%, corresponderán a la modalidad de fomento de la contratación indefinida con 33 días por indemnización en 2010 y 2011.

En esos dos años, el Fondo de Garantía Salarial (Fogasa) abonará 123,62 millones correspondientes al pago de ocho días de indemnización por despido en todos los contratos indefinidos que se extingan, que ascenderían a 179.145 despidos.

Comparte esta noticia:
  • Facebook
  • MySpace
  • Google Bookmarks
  • RSS
  • Twitter
  • Print
  • Technorati
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Mixx
  • Blogplay
  • Digg
  • Live

Tags: , , , , ,

Escribe un comentario